Maquiavelo y el miedo a los demás

“En una escala cósmica, aún estamos despertando al mundo mayor que nos rodea”

Michio Kaku

 

Estamos preparados para el cambio, somos parte de la Naturaleza, lo que estamos viviendo es algo inesperado sólo para nuestro neocórtex, para nuestra parte racional y consciente pero, para el otro noventa y cinco por ciento de nuestra capacidad como criaturas, que denominamos inconsciente, no es algo que pasa de improviso, es algo calculado como parte de nuestra evolución como individuos, como ciudadanos y como especie.

En este planeta hay un número enorme de especies y todas somos importantes para mantener el equilibrio basado en la biodiversidad. Cuando una especie se comporta como una plaga que no deja de crecer de manera descontrolada y comienza a amenazar ese equilibrio, la propia Naturaleza se encarga de poner las cosas en su sitio y, ya sea en forma de guerras o desastres climáticos o pandemias, envía mensajes claros a la especie afectada para que vuelva a un camino de convivencia con el resto de formas de vida; hay muchos animales que leen estos mensajes, copian y los convierten en conducta, por ejemplo, disminuyendo al máximo el número de cachorros; en cambio nuestra especie no, cada vez hay menos posibilidades de que haya recursos para todos, sin devastar con el planeta, y al mismo tiempo cada vez tenemos más hijos, los pobres por carencias de educación y de medios anticonceptivos, por no mencionar otras causas como todo tipo de violencia sexual contra la mujer; y las clases medias y adineradas de los países desarrollados por una clara conducta inmadura, irresponsable y egoísta.

La expansión de nuestra especie coloniza áreas geográficas e impone su ley, haciendo que otras especies huyan, se extingan o acaben siendo devoradas por nosotros; y de ahí derivan algunos de los problemas, esta interacción contra natura puede provocar pandemias como la que estamos viviendo ahora.

Nos iría mejor si conviviéramos y aprendiéramos a generar sinergias de retroalimentación con todas las formas de vida de este planeta, al que según opiniones de muchos científicos, ya le hemos abocado a un cambio climático que reducirá las áreas geográficas, susceptibles de ser habitadas, de manera drástica.

Lo que sí podemos hacer desde ahora es tratarnos mejor unos a otros y en general aumentar nuestra confianza en los demás y disminuir nuestro miedo; cuántas injusticias, conductas paranoicas y controles aberrantes a cargo del miedo; a que el empleado se aproveche del empleador y viceversa; a que los estados engañen a sus ciudadanos y viceversa…. Una infinita cadena de miedos que nos ha convertido en una especie armada hasta los dientes para protegernos, no de otras especies, sino de nosotros mismos; da que pensar; algo no venimos haciendo bien desde hace ya unos cuantos siglos; porque en el origen de todo esto no hay más que el afán de acumular poder o conocimiento para protegerse y manipular a los demás; formar para deformar y manipular a la sociedad por miedo a ser descubiertos acumulando y acumulando de manera enfermiza; para luego, eso sí, devolver migajas para la investigación de la cura de enfermedades, que nos hemos provocado nosotros mismos, al alimentar este sistema maquiavélico y autodestructivo.

Confianza en los demás y trabajo en equipo, viejas recetas que nunca se han acabado de implementar y llevar a su máximo desarrollo. Conectar con quien realmente somos y olvidar quien nos han hecho creer que somos. No somos esclavos, somos libres y siempre lo seremos, pero ahora debemos centrarnos en recordarlo.

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s